Como se cuida el esguince de tobillo

En cualquier momento podrías estar expuesto a sufrir de un esguince de tobillo, en especial si eres deportista. En caso de que llegue a suceder, lo mejor será visitar la clínica de valdepenasfisiosalud, porque allí recibirás servicios especializados de fisioterapia para ayudarte a recuperar de una forma más rápida.

Sin embargo, debes tener en cuenta que, existen algunos cuidados que debes tener cuando se produce un esguince de tobillo leve. Estos los he reunido en este post, para que puedas saber cómo recuperarte de una forma más rápida.

Consejos para el cuidado de los esguinces

Cuidar los esguinces de tobillo que sean leves es algo realmente sencillo, en especial si tienes en cuenta algunos consejos básicos. Dentro de los principales a considerar están:

Descansa el tobillo

Es fundamental que evites cualquier tipo de actividad que pueda representar dolor para tu tobillo. Esto debido a que podrías producirte una mayor inflamación y molestia, haciendo que el proceso de recuperación sea mucho más lento.

Aplica crioterapia

La crioterapia o terapia de hielo es fundamental para que se pueda reducir la inflamación de la zona afectada más rápidamente. En todo caso, se aconseja sumergir la pierna afectada durante 15 a 20 minutos, y repetir el proceso cada 2 o 3 horas mientras que estés despierto.

Es un proceso vital durante las primeras 72 horas, y se puede hacer tanto con hielo como con agua helada. Sin embargo, si tienes enfermedades como diabetes o pérdida de la sensibilidad, lo mejor será consultar a tu médico antes de hacer este procedimiento.

Comprime la zona

Para estimular la circulación sanguínea, lo mejor será realizar un vendaje de compresión que permita que se produzca una mejor circulación en general. Este vendaje debe ser hecho con una venda elástica, desde la parte más lejana del corazón hacia arriba. De esta forma se podrá conseguir el efecto deseado con el vendaje.

Eleva el miembro afectado

Es otro punto que debes considerar, en especial porque esto te ayudará en gran medida a que puedas disminuir la inflamación de la zona afectada. Esto gracias a que se podrán drenar los líquidos causantes de la inflamación de una forma mucho más eficiente.

Se recomienda hacer la elevación al final del día tumbado en la cama o en un sofá. Debes asegurarte de elevar la pierna afectada por encima del nivel del corazón para que se pueda estimular la correcta circulación sanguínea de la zona afectada.

Autor entrada: Carmen