Una herencia muy jugosa

En ocasiones recibir una herencia te trae más dolores de cabeza que alegrías.

Es lo que pasa por ejemplo en Andalucía que entre el año dos mil catorce y dos mil quince se renunciaron a unas seis mil quinientas herencias por no poder hacerse cargo de los impuestos sobre sucesiones. Según un reputado notario sevillano cada día se renuncian a diecinueve herencias en Andalucía, ya que al impuesto de sucesiones hay que sumar el impuesto municipal sobre plusvalías. El problema viene cuando se heredan bienes inmuebles y no dinero en metálico, para afrontar los gastos para poder disfrutar del inmueble, si no tienes el dinero necesario para pagar los impuestos, la opción más escogida por los andaluces es la de renunciar a la herencia.

En mi caso no fue tan grave, yo heredé una colección de coches, a cual más viejo y desastroso. Una colección que mi tío abuelo fue reuniendo desde que era joven y que hoy en día asciende a veintitrés coches. Todos en la familia pensábamos que el tío sufría la enfermedad de Diógenes pero en vez de acumular cosas en casa lo hacía almacenando coches en un terreno que tenia a las afueras del pueblo.

Así que soy el flamante propietario de cientos de kilos de chatarra, ya que ninguno de los coches funciona ni funcionará. El único lado positivo que le veo a esto es que me pondré en contacto con www.tudesguace.com y ellos me pondrán en contacto con desguaces que me compren todos estos vehículos, así que algo sacaré por ellos aunque sea poco. La herencia también me deja el terreno en el que están y los viñedos, eso sí que es bueno, tres hectáreas de viñas de muy buena calidad con sus riegos y todo, lo cual me convierte en agricultor de la noche a la mañana, un agricultor que no tienen ni idea de las viñas ni del campo ni de nada que tenga que ver con cómo llevar una finca, pero bueno a caballo regalado no se le mira el diente, así que barajaré la opción de quedarme con los terrenos y en el peor de los casos pensaré en venderlos a agricultores vecinos para que puedan ampliar sus parcelas colindantes sin necesidad de buscarlas por otros medios.
Sea cual sea la decisión que tome, saldré beneficiado por una cosa o por otra así que estés donde estés, gracias tío.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *