LA GESTIÓN DE LA COMPENSACIÓN

Una de las actividades que realiza Ceinsa es la vinculada a la búsqueda de retribuciones por medio de la gestión de la composición global. Este proceso administrativo permite a las empresas aumentar sus beneficios de manera totalmente legal y aumenta las posibilidades de desarrollo interno y laboral de sus trabajadores. A grandes rasgos, puede decirse que el proceso de la compensación total se divide en cuatro elementos fundamentales: la retribución, los beneficios, el desarrollo y el balance de la vida laboral.

Dentro de la retribución se encontraría tres factores principales como son el salario base, la retribución variable y los incentivos a largo plazo. Mientras, en los beneficios encontramos las variables referentes a los seguros de salud, los planes de pensiones y el tiempo libre remunerado.

En cuanto al desarrollo, los factores a tener en cuenta son las oportunidades de carrera de los empleados, su posible formación y desarrollo y sus actividades de coaching personal. Para finalizar, dentro del balance de la vida laboral, también conocido como Work-Life Balance, se observarán las posibilidades del trabajo compartido, el número de excedencias y posibilidades, la flexibilidad horaria y la jornada intensiva.

TENDENCIAS SOBRE LA GESTIÓN DE LA COMPENSACIÓN

Cada vez son más las empresas que se sirven de los beneficios que la compensación global aporta a las empresas mediante el uso de planes llamados de retribución flexible. Aunque aún la mayoría de empresas no se hacen eco de este sistema, pero el número europeo ha aumentado a más de un tercio de ellas. Se prevé que este porcentaje irá aumentando en los próximos años ante sus ventajas.

En ese sentido, han ido desarrollándose varias tendencias dentro del mundo de la asesoría de la vida de la empresa, de entre las que destacan cuatro formulaciones: el aumento de la diferenciación dentro de la compensación final del rendimiento, la adopción de políticas vinculadas a la compensación total, la utilización estratégica de recompensas desde las que gestionar el talento, la inclusión de la tecnología dentro de la estrategia retributiva relacionada a la citada gestión del talento profesional.

Retribuir al empleado en base a su rendimiento es una de las realidades más utilizadas en el mundo laboral, pero la modificación que se está viviendo apoya la evolución de estas condiciones desde una perspectiva de seguimiento continuo de las actividades del empleado en vez de tratar únicamente el caso mediante la revisión de nómina y expediente.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *